Deseo y Compromiso Responsable

responsabilidad_perro

Un perro, como cualquier otro animal, no es sólo un ser que nos aporta satisfacciones, sino que conlleva muchas obligaciones, es por ello que es necesario hacer un examen personal de responsabilidad, en el sentido de analizar si nuestra decisión de adquirir o regalar un perro es certera.

Adquirir o regalar un perro es ampliar la familia, por eso debemos ser fríos en decidir antes de actuar (independientemente de la ilusión).

A continuación detallamos unas frases que ustedes mentalmente se podrán contestar…

Todos los miembros tienen que ser partícipes de nuestra mascota,  ya que nuestro perro tiene unas atenciones y necesidades que tenemos que darle sí o si, en los primeros días o semanas (no muchas) no les daremos ninguna importancia, pero estas atenciones cambian nuestro estilo  de vida, en tiempo y obligaciones, llegara un momento que nos diremos unos a los otros hoy te toca a ti, ayer lo hice yo, estoy cansado, escusas y más escusas, estas fases las tenemos que considerar como hábito normal y no como una imposición.

Lo primero que debemos tener en cuenta es el tiempo que podemos ofrecer a nuestro perro, si trabajamos, cuando volvemos, que tiempo va a estar sólo, etc., al igual que nosotros cuando nos levantamos, tenemos unas necesidades fisiológicas y antes de irnos alguien tiene que sacar a nuestra mascota a tal fin.

A lo largo del día habrá que sacarlo a pasear, jugar y hacer ejercicio.

En épocas de vacaciones tenemos que planificar sí podrá viajar con nosotros o bien informarnos de alguna guardería canina de confianza, otra opción es algún familiar o amigo.

Otro factor a tener en cuenta son los gastos:
  1. Veterinarios, vacunas.
  2. Accesorios, casetas, juguetes, correas, bozales, etc.
  3. Alimentación.

Pensemos que sí optamos por un cachorro este será la debilidad de los adultos y los niños,  nuestro rol tiene que ser flexible, tolerante, tener mucha paciencia y lo más importante ser cariñoso, de estos factores  dependerá una buena educación.

A tener en cuenta:
  1. La edad mínima debe ser de 6 semanas o 2 meses, después del destete o bien que ya pueda comer por sí solo.
  2. Hasta que no tenga todas las vacunas no se podrá sacar a la calle para evitar enfermedades.
  3. Durante los primeros meses y hasta que se acostumbre o le enseñemos hará sus necesidades cada 4 horas, debemos tener unos pañales para que sepa donde hacer sus cosas.

Sí nos decidimos por un perro adulto, tenga en cuenta que este tiene que adaptarse a una nueva vida, casa, miembros de la familia, etc, en fin, le tenemos que dar toda la confianza necesaria para su óptima integración.

En resumen, espero que con estos comentarios podamos reflexionar, decidir sí estamos capacitados y asumir la responsabilidad para tener un perro.

También te puede interesar...